NOTICIAS

Regresar al indice

ACTIVIDADES FAM

Piloto Ejemplar

Ceremonia Luctuosa del General de división piloto aviador Antonio Cárdenas Rodríguez.

Piloto Ejemplar

La Fuerza Aérea Mexicana, se caracteriza por la pléyade de pilotos que en los albores de esta fuerza armada brillaron con luz propia, ya que se caracterizaron por ser intrépidos, valientes y con un alto sentido del deber patrio, razón que los llevó a conquistar las alturas, poniendo en alto el nombre de México.

Por ello, como cada año la Fuerza Aérea Mexicana les rinde un merecido homenaje para honrar su memoria, ya que representan vidas ejemplares para las nóveles generaciones de pilotos egresados del Colegio del Aire, a quienes inspiran a seguir por el camino que trazaron y que los posicionó en el plano de lo eterno, ya que siempre serán recordados como los ases de la aviación mexicana.

Para rendir honor a uno de ellos, el 6 de agosto pasado, personal de la Fuerza Aérea se reunió en el Panteón Francés de la Piedad, para rendir homenajea a quien en vida fuera comandante de la Fuerza Aérea Expedicionaria Mexicana, el general de división Antonio Cárdenas Rodríguez, en el 47 aniversario de su fallecimiento.

El evento fue presidido por el general de división piloto aviador D.E.M., Víctor Manuel Ruezga Ramírez, jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea Mexicana, quien estuvo acompañado por la señora Lidia Cárdenas Casillas, hija del extinto general, y miembros de la Asociación Mexicana de Veteranos de la Segunda Guerra Mundial y de la Confraternidad de Paracaidistas “Plutarco Albarrán López”; y la Asociación de la Escuela Militar de Aviación, A.C.

Al término de la ceremonia, los integrantes del honorable presídium colocaron una ofrenda floral y montaron una guardia de honor, mientras que la banda de guerra de la Brigada de Fusileros Paracaidistas, ejecutaba el sentido toque de Silencio.

Vida de servicio a la Patria.

Piloto Ejemplar

Correspondió al mayor de Fuerza Aérea piloto aviador D.E.M.A., Ángel Fernando Ortiz Serra, pronunciar las palabras alusivas al acto, para expresar que entre los hombres ilustres cuya memoria resguarda la Fuerza Aérea Mexicana, para gloria de las alas mexicanas y ejemplo de las nuevas generaciones destaca el general Antonio Cárdenas Rodríguez: “En sus sensibles etapas claves del México, el general Cárdenas Rodríguez dejó huella de su profesionalismo, cumpliendo siempre su deber en las misiones que le fueron encomendadas.

Numerosa fueron las campañas en las que el general Cárdenas participó con el fin de mantener la institucionalidad ganada tras la Revolución Mexicana, volando diversas aeronaves para hacer frente a las discrepancias que aquejaban al país y mermaban la vida pacífica de la federación”.

Señaló que de aquellos hechos de armas realizados por toda la República siendo oficial acumuló la experiencia que lo llevaría a ser en su época uno de los pilotos militares más experimentados de la Fuerza aérea Mexicana, y añadió: “Acumuló más de 10 mil horas de vuelo acreditadas en su expediente final de sus carrera. Por ese reconocimiento a su carrera, siendo coronel fue designado por la superioridad para cumplir con la encomienda de fungir como observador militar en el norte de África durante la segunda Guerra Mundial.

De aquella época se le acreditan cuatro misiones de bombardeo sobre Sicilia, así como el reconocimiento posterior a su carácter, habilidad y energía por parte del general Eisenhower, jefe de las operaciones militares en el norte de África y futuro presidente del vecino país del norte”.

Aseguró que su más destacada participación la tuvo dos años más tarde: “En el año de 1945 fue nombrado para servir nuevamente a la Patria, ahora como comandante de la Fuerza Aérea Expedicionaria Mexicana, cargo que ocupó dignamente y con celo en el cumplimiento de su deber.

A su regreso victorioso, los militares fueron recibidos y reconocidos como héroes y en vida, el mismo tuvo de sus compatriotas la admiración y el respeto propio de quienes son nombrados hijos predilectos de la Patria”.

Finalmente, destacó que como consecuencia de los valores militares aprendidos y arraigados durante su juventud, el general Cárdenas llevó siempre una vida íntegra, dando muestras de su gran calidad como persona y de la vida honorable que debe guardar todo miembro de las Fuerzas Armadas.